Material
20005051
Gold Primavera 2024

Gold case

La suscripción Gold incluye un envío trimestral de tres vinos para tu colección, elaborados en los viñedos más especiales y que reposan en lugares mágicos de nuestras bodegas. Una gran oportunidad para disfrutar de los vinos más emblemáticos y característicos de Familia Torres.

Además, disfrutarás de todos los beneficios por formar parte del Club: descuentos, eventos exclusivos, envío gratuito, sommelier a demanda y muchas ventajas más. 

125,00 € Trimestral

Detalles de la suscripción

A continuación, puedes ver los vinos que incluye la colección en curso y suscribirte para recibirla en tu domicilio.

En el momento que completes toda la información para la suscripción disfrutarás inmediatamente de todos los beneficios del club. Realizamos los envíos los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre.

Así mismo contarás con acceso al Área Privada donde encontrarás todas las fichas técnicas de los vinos, las recomendaciones de nuestros sumilleres y la agenda de los eventos exclusivos para socios.

Suscríbete ahora y recibe la colección de invierno 2021

BLANCO GRANITO

Blanco Granito

DO Rías Baixas

Un vino blanco de albariño que se ha elaborado en condiciones muy especiales. Es un vino pionero en su elaboración ya que, para ello, solo se ha utilizado el granito: tanto el propio terruño donde crecen los viñedos, hasta la elaboración y la crianza, que se llevan a cabo en depósitos ovoides de piedra granítica.

Salmos Porrera

Salmos

DOQ Priorat

Salmos nace de una tierra hermosa y escondida. Los viñedos, plantados en escarpadas laderas de esquistos (piedra licorella), están sometidos a fuertes cambios de temperatura entre la noche y el día. Y estos azares naturales contribuyen al encanto de este vino.
Salmos es un homenaje a los monjes de la Cartuja que plantaron las primeras vides en el Priorat. Un vino que guarda la misteriosa herencia de tiempos antiguos y de hombres sabios.

Purgatori Magnum

Purgatori Magnum

DO Costers del Segre

En 1770, la abadía de Montserrat ordenó la construcción de la finca L'Aranyó, un lugar inhóspito y lejos del monasterio, en esta zona conocida por su clima extremo y sus duras condiciones. Allí se enviaba a los frailes desobedientes, que purgaban su penitencia labrando esta tierra. Descubrieron un terroir con buen potencial para elaborar un vino superior. Según la leyenda, grandes barriles desaparecían misteriosamente. Algunos decían que los ángeles los llevaban a las alturas.