FAMILIA TORRES. JUAN TORRES CASALS y JOSEFA CARBÓ: 2a GENERACIÓN

19 Diciembre 2023
juan torres casals

Resiliencia y Perseverancia en Tiempos Convulsos 

Tras la muerte de Jaime Torres, la responsabilidad de dirigir la Casa Torres pasa a manos de su hijo Juan, que decide hacerse con las acciones de la compañía. Todo ello en un contexto convulso, donde la incertidumbre y el caos pendían sobre la humanidad cual espada de Damocles. Un siglo XX recién alumbrado pero cuya sombra se observaba alargada… Agitación político-social en España, cambios de gobierno, huelgas generales; la crisis del azúcar en Cuba y la Primera Guerra Mundial a las puertas.  
 

¿Cómo mantener una empresa a flote? 

La respuesta descansa en ese legado intangible tan propio de la familia Torres: Emprendimiento, resiliencia y visión de futuro. Valores que hoy siguen rigiendo los designios y voluntades de la familia. 

 

juan torres casals
Retrato de Juan Torres Casals. 

 

JUAN TORRES CASALS 

“Juan, era el más devoto del negocio del vino, al que está entregado desde su juventud” Luis Almerich. De su obra Bodas de Diamantes de la Casa Torres. 

La familia necesitaba una figura como Juan Torres al timón, alguien decidido y tenaz, dispuesto a navegar en un mar embravecido en lo político, económico y social. 

 

Nacido en 1865, Juan Torres dirigió la bodega hasta 1932. Fue él quien, el 7 de febrero de 1907 registró la marca Coronas. A él también se debe una de las etiquetas más antiguas de cuantas se conservan en Familia Torres; un vino del Priorat de la cosecha 1923, embotellado en 1932, año de su fallecimiento. 
 

etiqueta priorato superior
Etiqueta de un priorat de la cosecha 1923 comercializado por Casa Torres bajo la marca Coronas.  
 

Crisis político-social en España, La Primera Guerra Mundial y La Crisis del Azúcar en Cuba 

Juan Torres tuvo que hacer frente a tiempos convulsos. Veamos:  

  • En 1914 dio comienzo la Gran Guerra, con el consiguiente hundimiento en los mercados internacionales. Si bien, industrias como la textil se beneficiaban por la necesidad de elaborar uniformes y calzado para los soldados, el vino, bebida de paz y convivencia, no gozaba de buena salud.  
  • La guerra se sucedía a la pérdida del imperio de ultramar de España y los continuos reveses en la política del país, generaban un clima de incertidumbre y terror.  
  • En paralelo, la industria azucarera en Cuba, que había crecido exponencialmente por la carestía en Europa, fue víctima de la sobre especulación, y como todas las burbujas, estalló. Torres, que mantenía intereses en la isla, sufrió graves pérdidas. 

 

De la Necesidad, Virtud… y Brandy 

La determinación de Torres no flaqueó y pasó a la acción, llevando a la bodega a otro nivel: 

  • Arrastrados a la ruina, la mayoría de los bancos locales desaparecieron, pero el Banco Gelats (una institución catalana con la que ya se relacionaba Jaime Torres) pudo sobrevivir. Así, en mitad de la tempestad, Juan Torres viajó a Cuba para entrevistarse con la familia Gelats, encontrarse con sus clientes, administrar las cuentas y abrir nuevos mercados en los Estados Unidos. Pero regresaría a su hogar con algo más… 
  • Ideas. Ideas para asentar y ampliar el negocio: Viendo que el sector de los espirituosos era interesante en la isla, se adelantó a la ofensiva de otras bebidas como el whisky.  
  • Así, en 1928 decidió envejecer en barricas de roble los aguardientes destilados de sus vinos y creó los brandis Torres. Como primera materialización, elaboró un brandy suave y aromático a partir de una selección de los mejores vinos blancos del Penedès; utilizando alambiques de cobre y empleando métodos artesanales de destilación, así como la crianza en roble francés.  

 

juan torres casals
Principios del siglo XX. Barricas de roble para la crianza de vinos y brandis en la bodega situada en la calle Comerç de Vilafranca del Penedès.  
 

La Anécdota: Juan Torres compaginó sus quehaceres empresariales con la alcaldía de Vilafranca del Penedès entre 1923 y 1924. 

 

De Catalunya al Mundo 

Torres quiso distinguir y otorgar de singularidad a sus elaboraciones siguiendo la técnica francesa.  

  • De modo que es probable que la escuela de Montpellier y de Arnau de Vilanova, determine la preferencia catalana por el método charentais, que utiliza el alambique de cobre de doble destilación, tan propio en Cognac. Una técnica asociada a los mejores brandis del mundo. 
  • Juan Torres comenzó a enviar sus brandis a los distintos mercados americanos (Cuba, México y Estados Unidos), sumándose a los vinos, vermuts, vinos quinados y licores. Elaboraciones que eran sinónimo de calidad y confianza. 
  • En Veracruz y Campeche (México), todavía se recuerda que los catalanes llevaron los brandis y crearon los primeros combinados. Hoy, el prestigio de nuestros brandis es parte de nuestra identidad en México, donde el combinado de brandy y cola es casi religión.  

 

JOSEFA CARBÓ HUGUET 

Mujer fuerte y de valores inquebrantables, tras el fallecimiento de su esposo, Juan Torres en 1932, Josefa tomó las riendas de los designios de la bodega. Y como no podía ser de otro modo, todo ello en un contexto y clima político y social, explosivo.  

josefa carbo huguet
Alrededor de 1930. Retrato de Juan Torres Casals y su esposa Josefa Carbó.  
 
  • El pulso que mantenían el estado y los trabajadores estalló en ese mismo año de 1932. La huelga general tornó en caos y violencia, siendo reprimida por el gobierno de manera contundente, elevando así el grado de agravio de los trabajadores que respondieron con la misma dureza con la que fueron castigados: incendios en fábricas, sabotajes, descarrilamiento de trenes, voladuras, tiroteos… 
  • A modo de anécdota, Josefa Carbó, recordaría toda su vida las visitas poco amistosas de piquetes con malas intenciones. La buena señora, se metía en la cama y se hacía pasar por impedida y enferma, evitando así que se la llevasen. 
  • Josefa Carbó, fue el principal apoyo de su hijo Miguel, de 23 años, que para entonces estudiaba la carrera de químicas y farmacia; ignorando que sería el buque insignia de la bodega en los años venideros.  

 

Continuadores de ese legado histórico de amplio espectro humanista, la familia Torres sigue hoy buscando la excelencia en cada uno de sus destilados. Una moderna alquimia de vanguardia que viste de calidad, carácter propio y elegancia a nuestros brandis, desde 1928.