Consejos para elegir los vinos en la mesa de Navidad

12 Diciembre 2023
vinos mesa de navidad

Por Laura Conde, periodista 

Los vinos son una parte importante en las mesas navideñas. Una elección difícil para los anfitriones, que deben buscar opciones de consenso que satisfagan a todos los paladares y realcen los platos, desde el aperitivo hasta la sobremesa.  

Hay quien se plantea una velada ambiciosa y apuesta por un maridaje largo con propuestas variadas, una opción complicada cuando se juntan en una mesa muchas personas de distintas sensibilidades. A la tensión inherente a la organización de los detalles de la jornada, hay que sumar la elección de los vinos, que además hay que abrir, servir y conservar convenientemente, cambiando las copas con cada nueva propuesta. Así pues, lo mejor, tanto en lo que respecta a los vinos como a la hora de organizar el menú, es ser escuetos y precisos, apostando por opciones de consenso que conjuguen calidad y versatilidad.  
 

vinos mesa de navidad
Mesa de Navidad preparada para recibir los comensales.  

 

Sin prisas 

Dejar para el último momento la elección de los vinos no es la mejor idea. En cualquier comida festiva, siempre hay detalles de los que encargarse a última hora, desde ultimar la decoración a comprar el pan, freír las croquetas o ir a por un regalo que se nos ha resistido. También los días anteriores al festín hay que dedicarlos a comprar y cocinar, de modo que lo mejor es tener los vinos listos tiempo antes, ya que se conservan sin problema. De hecho, una buena idea es estar atentos a las ofertas durante las semanas e incluso meses previos a Navidad, para poder adquirir los vinos que deseamos a buen precio, probarlos con calma y pensar con detenimiento cómo maridarlos con un menú que les haga justicia. 

 

Vinos al servicio de la comida 

Hay quien adora los menús largos y complejos, con sus correspondientes maridajes, y luego están quienes abrazan la filosofía del menos es más tanto a la hora de comer como de beber. Pocos platos y pocos vinos, aunque en abundancia y de una calidad excelente, bastarán para una cena que será todo glamur.  

Por suerte, atrás quedó aquello de que los tintos son para las carnes y los blancos para los pescados, de manera que cada uno puede escoger el vino que le guste sin tener en cuenta estas reglas clásicas que, por suerte, hace tiempo que pasaron a la historia. Bastará con un blanco fresco y versátil y un tinto joven, tal vez con una ligera crianza, para que los comensales puedan escoger. O para combinarlos: el blanco para los aperitivos y entrantes y el tinto para carnes y guisos. Podemos completar el surtido con algún vino dulce para los postres y un espumoso para el brindis.  

 

Leer la mesa 

Antes de tomar cualquier decisión y empezar a probar y comparar vinos, es importante leer bien la mesa navideña y elegirlos en función de su composición. En muchas ocasiones, las personas de mayor edad prefieren los tintos clásicos con crianza, de potente personalidad, ideales para combinar con esas piezas de carne al horno tan propias de las fiestas navideñas. Los más jóvenes o aquellos menos acostumbrados a beber vino es probable que prefieran un blanco afrutado o un rosado todoterreno: ambos pueden ser buenas opciones de consenso para recorrer el menú desde el aperitivo hasta los postres. ¿La mesa está repleta de connaisseurs? Un vino natural de alguna denominación de origen poco conocida causará sensación.

 

vinos mesa de navidad
Mesa lista para empezar la comida de Navidad.  


La temperatura adecuada 

En fechas navideñas es habitual tener la nevera hasta los topes, de modo que enfriar el vino correctamente suele suponer una odisea. Si no cabe en la nevera o el congelador, la opción de un cubo con hielo suele ser la más socorrida. En la mesa, los blancos y los rosados deben servirse con cubitera para que estén siempre a temperatura óptima. La franja térmica se sitúa entre los 8-9ºC de un blanco joven y los 10-12ºC de aquellos con más cuerpo. En cuanto a los tintos, los más jóvenes se sirven a entre 10 y 14ºC, mientras que los de crianza pueden oscilar de los 14 a los 18ºC. Por tanto, es importante ser cuidadosos también en el caso de los tintos, ya que si los dejamos en la cocina a temperatura ambiente es probable que se calienten demasiado con el calor de los fogones.  

 

Cuánto vino comprar  

Dado que la Navidad suele ser una época de largas comidas e interminables sobremesas es fácil superar la clásica recomendación de una botella cada cuatro personas. Lo mejor es ir sobre seguro y tener lista una botella cada tres personas, teniendo siempre alguna de reserva para que nunca falte vino. Es probable que, por algún motivo, una de las botellas acabe triunfando y haya que echar mano de las que hay en la despensa.  

 

Maridajes que triunfan 

Quienes decidan hilar fino y apostar por maridajes de precisión para los paladares más exigentes deben tener en cuenta algunas reglas básicas. Si el aperitivo va de ibéricos, conviene recordar que el jamón marida de maravilla con un fino, que el foie es perfecto con vinos dulces (¡y con chocolate!) y que un vino semidulce marcará la diferencia en los postres. Si la cosa va de marisco, lo mejor es un albariño y un chardonnay, aunque también un tinto joven o un rosado ligero pueden funcionar a la perfección.  

 

vinos mesa de navidad
El vino tinto Purgatori, propiedad de Familia Torres, marida a la perfección con estos canelones de pollo ecológico, con bechamel de ibéricos y jugo de rustido.  

 

¿Qué vino llevo? 

Si somos nosotros los invitados y queremos llevar un vino a nuestros anfitriones, hay que tener en cuenta varios aspectos. Una buena opción es llevar uno de nuestra tierra o de algún lugar que hayamos visitado recientemente, ya que no hay mejor manera de conocer las particularidades de un territorio que a través de su viticultura.  

En estos casos también es importante optar por vinos de consenso, y más si no tenemos clara la composición de la mesa. Los grandes vinos de las DO de referencia siempre son un valor seguro frente a opciones más minoritarias y arriesgadas, que es mejor dejar para otros contextos.  

 

vinos mesa de navidad
Milmanda, vino blanco de la DO Conca de Barberà, propiedad de Familia Torres.  

 

La cristalería importa 

De nada sirve tener un gran vino si puede arruinarse por culpa de una mala copa y de un sacacorchos de escasa calidad. La Navidad es el momento de sacar la cristalería buena y, si fuese necesario, renovar nuestros sacacorchos para que nada falle.  

 

Detalles que marcan la diferencia 

Siendo anfitriones, es un detalle conocer bien los vinos que servimos para poder explicar sus particularidades a los invitados: ¡el amor por el vino se contagia! Lo mejor es llenar siempre la copa hasta la mitad (incluso tres cuartos) y estar atentos para que nunca se vacíen del todo. Tampoco debe faltar el agua y cada comensal debe tener también un vaso o copa para tomarla.