Todo comienza en la tierra

Origen

La sede central de Torres, en Vilafranca del Penedès, es la raíz de un gran sueño que ha crecido desde el primer día. Hoy, Torres cuenta con más de 1.300 hectáreas de viñedos propios y tiene presencia en más de 150 países. En ellos, el nombre Torres se asocia a algunos de los mejores vinos del mundo.